viernes, 19 de mayo de 2017

MÉRIDA. PARTE II

Escurrese el Guadiana al pie de las ruinas romanas de Mérida,y queda lo que se escurre,lo que pasa;queda la historia. (Miguel de Unamuno,1933).
Esa frase se podía leer en el Museo de Arte Romano,y después de visitarlo,así como el teatro y anfiteatro,nos dirigimos a comer a Vía de la Tapa. Tenían pan para celiacos,carta identificada con los alergenos y adaptaban cualquier plato en cocina. Comimos pisto extremeño con ventresca,huevos rotos con morcilla y pluma ibérica con reducción al Pedro Ximenez. Todo rico y a buen precio.


Y una mención especial a Los Segovianos,en la Plaza de los Pueblos 5 (Urbanización Montealto).En su rótulo puede leerse comidas aptas para celiacos. Lo regentan una extremeña Esme y su marido de Segovia,de ahí que muchos platos sean también un guiño a Castilla León.
Empezaron hace tres años,conociendo de primera mano el tema porque tienen una hija celiaca que actualmente tiene doce años. Esme que ya había trabajado en cocinas,se dio cuenta de como muchos dueños de restaurantes se tomaban el tema un poco a la ligera y cuando entraba un celiaco parecía un extraterrestre.
Como podéis suponer tienen pan,cerveza, rebozados con nuestra harina y nuestro pan rallado,y TODO sin gluten. Una terraza muy agradable,raciones grandes y precios buenos.
Tomamos ensalada de pimientos,calamares y unas croquetas de la abuela que sabían a gloria. Con las croquetas fue tanto el entusiasmo que no les hice foto. De aperitivo chistorra con patatas.
Y justo al lado han puesto una tienda donde poder adquirir chuches y bollos sin gluten.






lunes, 15 de mayo de 2017

DE MADRID A MÉRIDA SIN GLUTEN.PARTE I

En nuestra escapada a Mérida comimos en Navalmoral de la Mata (Cáceres),en el Mesón de Extremadura, situado en la C/Mercado 2. En fin de semana no tienen menú,si carta,gran variedad de vinos,pan sin gluten y una freidora exclusiva para patatas.Pedí unas chuletillas de cordero,con guarnición de patatas y pimiento. Comedor tranquilo donde en su pared se podía leer «nunca vas a tener una vida que ames,si no empiezas por amar la vida que tienes».

Ya en Mérida,la Heladería Agustín Mira, junto al templo de Diana,con un cartel en su interior donde decía que tenían barquillos sin gluten combinados con una gran variedad de helados.

Coincidiendo con nuestra estancia,se celebraba un Festival de Food Truck,en el parque del Teatro Romano. El último camión,llamado dando huertas anunciaba expresamente en su pizarra «sin gluten». La hamburguesa vegetariana estaba riquísima. Muchísimas gracias.